Cultura

SERIES

Bloodline: ¿no hay nada más lindo que la familia unida?

En pocas semanas, Netflix estrena la segunda temporada de Bloodline, la historia de la familia Rayburn, donde nadie es lo que parece ni lo que dice ser.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Domingo 15 de mayo de 2016

Ambientada en los cayos de Florida (Estados Unidos), el 27 de mayo Netflix estrenará la segunda temporada de Bloodline. La serie narra la historia de la familia Rayburn que desde el primer episodio parece demasiado buena para ser real. El guión de Glenn Kessler, Todd A. Kessler y Daniel Zelman, transforma la playa soleada en un lugar oscuro y denso.
Los guionistas tienen como antecedente nada menos que Los Soprano. Reconocida entre las primeras de esta nueva “era de las series” (otros dirán Twin Peaks), Los Soprano contó de 1999 a 2007 la vida cotidiana del jefe de la mafia de Newark, Tony Soprano, incluidos sus ataques de pánico, frustraciones y problemas familiares.

Trailer de la segunda temporada (Netlix)

Los jefes de la familia Rayburn son dueños de un hotel en los paradisíacos cayos de la Florida. Respetados por la comunidad, empresarios exitosos y padres de una familia numerosa, muestran una fotografía ideal. La foto la completan un hijo policía, una hija abogada, y otro con más sueños de gloria que éxito comercial. Un escenario idílico que se quiebra con el regreso de la “oveja negra” de la familia: Danny Rayburn, el hijo que se había ido.
Desde el regreso de Danny a la casa Rayburn, que parecía una comunidad perfecta, empieza a supurar y no deja de hacerlo hasta el final de la temporada. La foto insufrible de la “familia unida a pesar de todo” se empieza a resquebrajar ya en los primeros capítulos.

La pesada herencia

La decepción que significó la segunda temporada de True Detective, con apenas algunos detalles que mantuvieron viva la “pesada herencia” de Nic Pizzolatto (e l guionista), dejó a sus seguidores con las pantallas vacías.
Bloodline supo recoger el guante de los paisajes densos y asfixiantes del universo que True Detective trajo a la pantalla chica. Como en la serie de HBO, en Bloodline la música es protagonista y ayuda a construir el clima que rodea a los Rayburn. La humedad de la playa y el calor que no da tregua son omnipresentes. El cielo siempre está a punto de estallar en tormenta. Danny fuma un cigarrillo tras otro, sin parar. Hay arena en todas partes. Todos transpiran todo el tiempo. El clima es sofocante.

Apertura de la primera temporada (“The Water Lets You In”, de Book of Fears)

La familia es sagrada

El pasado y el presente se mezclan para que los espectadores puedan meterse en la tormenta familiar. Pasa en las “mejores familias”: la verdad no es transparente, no se sienta a la mesa a la hora de la cena. A menudo, aparece detrás de las mentiras, los secretos y las apariencias, o la idea de que la familia debe estar unida porque sí o, en el caso de los Rayburn, porque es bueno para el negocio familiar.
Las series estadounidenses suelen entronar a la familia en lo más alto; le rinden culto de diferentes formas: desde las sit com (comedias de situación) como Modern Family, pasando por los dramones como Revenge, hasta las clásicas animadas como Los Simpson o Padre Familia (y su versión “seguridad nacional”, American Dad). Todas son radiografías más o menos ácidas, irónicas o risueñas de esa institución que sigue pisando fuerte en la pantalla (con algunas transformaciones).
Bloodline muestra una faceta más descarnada y, no hace falta decirlo, más realista. Con presentes que esconden pasados, buenos que son malos, y malos que no son los peores de la historia. La mirada prejuiciosa del espectador dirigirá sus sospechas contra los que no encajan en la foto, pero rápidamente comenzará a dudar de la versión de los que tienen la sonrisa fácil y saludan con corrección.

La primera línea de Bloodline es “No somos malos, pero hicimos algo malo”. El espectador sabe lo que sucedió pero no sabe por qué, quién, cómo ni cuándo; y uno de los principales logros del guión es que le hace creer que sí lo sabe, para luego ir desarmando la historia que cubre la verdad.
La segunda temporada de Bloodline volverá con la familia Rayburn tratando de encubrir un asesinato. Danny regresará una vez más, aunque no de la misma forma. Lo que ocultaron ayer ya no será suficiente para lo que deben ocultar hoy, el espectador sospechará una vez más de todos y confirmará que no hay nada más peligroso que una familia, sobre todo si es la propia.






Temas relacionados

Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO