Mundo Obrero Estado Español

DESEMPLEO

Con el fin del estado de alarma volverán los despidos masivos a través de EREs

Podemos decir con seguridad que 2021 será el año de los ERE. Grandes empresas de sectores como la banca, el comercio, el turismo y la industria han anunciado despidos colectivos que suman decenas de miles.

Viernes 16 de abril | 13:29

Tras un año de pandemia podemos asegurar sin temor a equivocarnos que los y las trabajadoras hemos sostenido al conjunto de la sociedad. Hemos sido quienes daban la cara en hospitales y ambulatorios, quienes cuidaban de nuestros mayores en residencias, quienes trabajaban en servicios básicos como cajeras y reponedoras de supermercado. Pero también las que luego fuimos olvidadas. La misma clase trabajadora que ha sido utilizada para sostener los beneficios empresariales. Hemos sido las que estuvimos encerradas en nuestra casa y nuestros barrios y solamente podíamos salir para trabajar cuando el transporte público era considerado peligroso, excepto si lo cogíamos para producir riqueza y sostener a las grandes empresas.

La propuesta central en la que se ha basado la sustentación de las grandes empresas y evitar, o más bien dosificar y retrasar, millones de despidos fueron los ERTE. Una vez más las arcas públicas sostenían de grandes empresas privadas a través de una medida donde el estado se encargaba de pagar el 70% de los sueldos de sus empleados, mientras que estas podían seguir aumentando sus ganancias. Todo para intentar mantener la paz social de una clase trabajadora que aun sigue sufriendo las consecuencias de la última crisis económica de 2008 y que ahora también tendrá que aguantar a sus espaldas la gran crisis económica que ya estamos padeciendo.

Podemos decir con seguridad que 2021 será el año de los EREs ya que grandes empresas de sectores como la banca, el comercio, el turismo y la industria han anunciado despidos colectivos. El Corte Inglés, H&M, NH Hoteles, perfumerías Douglas, El Corte Inglés, Zara, Banco Santander, Bosch, Tubacex... son solo algunos ejemplos.

Con el final del estado de alarma del próximo 9 de mayo se espera que los ERTEs se convirtieran en EREs, expulsando a gran parte de la clase trabajadora que sostuvo a la sociedad y la economía a engrosar las listas del paro, por lo que la ministra de trabajo Yolanda Díaz ha extendido la vigencia hasta el 31 de mayo, lo que nos da una pista de la debacle que se nos viene encima cuando se reabra la posibilidad de hacer despidos por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción sin ninguna traba.

El gobierno progresista lleva este tiempo defendiendo que se han prohibido los desahucios y los despidos, pero nada más lejos de la realidad, estos siguen produciéndose con el beneplácito del PSOE y Unidas Podemos. A pesar de los ERTEs, 2020 registró unos niveles de destrucción de empleos nunca vistos con al menos 2 millones de empleos destruidos, sin tener en cuenta los empleos de la economía sumergida como las trabajadoras del hogar o vendedores ambulantes, que no figuran en las estadísticas. Tampoco ha evitado que se realizaran más de 29.000 desahucios en 2020 en el Estado español, la gran mayoría por impago de alquiler.

Aunque desde Podemos y el ministerio de Trabajo dirigido por Yolanda Díaz anunciaron en el inicio de la crisis que habían logrado imponer el cese de despidos, esto nunca ha sido real. Si lograron contener parte del descalabro en 2021 fue mediante un endeudamiento del Estado sin precedentes, una deuda y sus consecuencias, que terminarán recayendo sobre las y los trabajadores.

Para evitar que la crisis la volvamos a sufrir la clase trabajadora con mas paro y precariedad laboral debemos imponer un plan de lucha para que sindicatos y trabajadores autoorganizados enfrenten al gobierno y la patronal. Que se prohíban verdaderamente los despidos y los desahucios, que se derogue la reforma laboral, que se luche para el reparto de horas de trabajo sin disminución salarial. Que cualquier empresa que haya recibido dinero público o anuncie su quiebra tenga que hacer públicas sus cuentas. Que cualquier empresa que cierre o despida se nacionalice bajo el control de los propios trabajadores.






Temas relacionados

Yolanda Díaz   /   Gobierno de coalición PSOE-UP   /   Unidas Podemos   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Despidos   /   Desempleo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO