Política Estado Español

CATALUNYA 1-O

El juez archiva denuncias contra la Policía Nacional por el 1-O por no poder identificarlos

El juez titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona, que investiga la intervención policial del 1-O, ha archivado 50 denuncias por lesiones contra la Policía Nacional.

Verónica Landa

Barcelona | @lierolaliero

Miércoles 18 de julio de 2018 | 18:47

Hay dos motivos para que se hayan archivado estas denuncias. El primero es que, según el juez, en el material audiovisual aportado no se ven actuaciones desproporcionadas por parte de los policías. El segundo, que no se aporta material que muestre las agresiones o que este no permite identificar a los policías implicados.

Según eldiario.es, “en seis autos el juez avala la intervención policial y decreta el sobreseimiento provisional de la investigación referente a los puntos de votación ubicados en los colegios Prosperitat, Aiguamarina y Estel, la escuela de jóvenes de Trinitat Vella y los institutos Víctor Català y Joan Boscà.”

Las 50 denuncias eran parte de las más de 200 que recogía este juzgado y que se relacionaban con la actuación policial para impedir el referéndum del 1 de octubre.

El juez también concluye que los denunciantes no aportan fotos o vídeos que muestren las agresiones, como en los casos del colegio Estel y el IES Joan Boscà. Y, en el caso de que lo hayan presentado, que no sirve para identificar al policía implicado, puesto que no aparece su número de identificación, como en el caso de un vídeo grabado en el colegio Prosperitat. En este último, se encuentra la única excepción de un votante que identificó al policía que le lanzó por unos escalones y que se querelló contra él.

Las denuncias que han aportado material visual de las agresiones, han sido archivadas al considerar el juez que la policía “se limitó” a cumplir con lo ordenando por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que era incautar el material del referéndum “sin uso desproporcionado de la fuerza”. "No aparece ninguna actuación individual o colectiva de los agentes que pueda considerarse desproporcionada, ya que se limitan a apartar a las personas que entorpecen la laboral policial, bien empujándolas, bien arrastrándolas en casos en que no acceden a moverse", es el razonamiento del juez para los casos de Prosperitat, Aiguamarina, Trinitat Vella y el IES Victor Català.

También, se ha archivado la investigación por daños materiales a los colegios, porque tampoco se ha podido identificar a los policías causantes de los desperfectos. De hecho, ninguno de los colegios que fueron destrozados el 1 de octubre ha recibido por parte del Consorcio de Compensación de Seguros (entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Economía) las compensaciones económicas por los destrozos, ya que les han sido denegadas y que ha tenido que pagar el Consorcio de Educación de Barcelona.

En resumen, el criterio que sienta este juez (y que viene de lejos con otros casos relacionados con la policía y no con el 1 de octubre), si te agreden necesitas pruebas visuales, pero claras, que no dejen lugar a dudas de que te están abriendo la cabeza o tirando por unas escaleras, donde se vea a la perfección la cara y el número de identificación policial, porque si no, no tienes nada que hacer.

Incluso en algunos casos, como el de los jóvenes de Alsasua, ni siquiera se aceptan pruebas tan trascendentes como el testimonio de testigos, tal y como denunciaron ante los medios los abogados de los jóvenes de Euskal Herria el noviembre pasado en Madrid.

Se establecen exigencias judiciales que a su vez están prohibidas por la ley mordaza y que junto a la asidua falta de identificaciones entre los cuerpos antidisturbios a la hora de actuar y el accionar de los jueces, configuran una impunidad casi absoluta.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Brutalidad policial   /   Impunidad   /   Barcelona   /   Represión   /   Catalunya   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO