Política Estado Español

ELECCIONES 28A

La irrupción de Vox en el Congreso, un hijo legítimo del Régimen del 78

VOX llega por primera vez al Congreso de los Diputados con 24 diputados, sumando con PP y Ciudadanos 146 escaños, lejos de la mayoría absoluta de 176 diputados.

Lunes 29 de abril | 18:08

Una de las grandes novedades de estas elecciones, la irrupción de VOX en el Congreso, se esperaba, según los sondeos a pie de urna con una representación de entre 36 y 38 diputados, dando finalmente con un resultado de 24 escaños. A pesar del enorme eco mediático recibido y la normalización de sus postulados ultraderechistas llevada a cabo por los medios, la suma con PP y Cs está en 146 escaños, lejos de la mayoría absoluta de 176 diputados.

La formación ultraderechista liderada por Abascal ha puesto fin a la “excepción” española en el concierto europeo de no tener un partido de la extrema derecha con cierta fuerza en el sistema de partidos con 2,7 millones de votos, un 10,26%. La ultraderecha española, en el PP desde el desmantelamiento de la Falange, cuenta con un partido propio mientras el PP obtiene los peores resultados de su historia y Ciudadanos recoge parte de esa fuga de votos.

Para entender el crecimiento de VOX es necesario contemplar el despliegue del aparato político, judicial y policial del Régimen del 78 contra el derecho de autodeterminación del pueblo catalán desde el 1-O. Toda una campaña de agitación del nacionalismo español al toque de 155 por parte de PP, Cs y PSOE y la connivencia de IU y Podemos apelando a la Constitución de un Régimen que siempre reprimió el derecho a decidir. A la hora de transformar los “a por ellos” en votos, VOX estaba en el lugar y momento preciso para rentabilizar el terreno abonado de banderas españolas.

La emergencia de VOX es la expresión “sin complejos” de una salida de extrema derecha a la crisis orgánica del régimen español, la cual pudimos ver dándose la mano en Colón antes de las elecciones. No es casual que la distribución irregular del voto a VOX flojee en Catalunya y Euskadi y alcance sus mejores resultados en lugares con una importante población militar, como el enclave colonial de Ceuta.

Así mismo es importante señalar la acción de los medios de comunicación del Régimen para normalizar a VOX y presentarlo como una opción que cumple los acuerdos básicos del juego, defender el 155, las leyes mordaza y la defensa a rajatabla del Régimen monárquico, que ha sido un programa común tanto del PP, como del PSOE y Ciudadanos.

El programa electoral de VOX ya planteaba alto y claro la orientación reaccionaria, racista, misógina, homófoba y conservadora de esta formación política. En su discurso está expulsar masivamente a los inmigrantes, reforzar la xenofobia policial, derogar la Ley Integral de Violencia de Género, prohibir el derecho al aborto en cualquier supuesto, promover formas de familia tradicionales y perseguir judicialmente a las mujeres que hagan denuncias sobre violencia de género.

A lo largo del propio 28A hemos podido ver como reforzaba sus ataques contra la “ideología de género” o la inmigración en el discurso tras los resultados o contra prácticamente todo lo que huele a progresismo en las redes por la mañana.

El tuit de VOX contra feministas, comunistas, gais, independentistas, antifascistas… y medios de prensa del establishment

También estos 10 meses venía siendo el gobierno del PSOE quien mantenía abiertos los CIEs y aplica las leyes de extranjería, que condenan a las inmigrantes a vivir sin papeles; mantiene las reformas laborales que imponen la precariedad a la mayoría de las trabajadoras, y garantiza los acuerdos y la financiación a la Iglesia católica, machista y patriarcal, por solo mencionar algunas de sus políticas, contrarias a las necesidades de la mayoría de las mujeres, las precarias, inmigrantes, trabajadoras y estudiantes.

Este partido es hijo del Régimen y del PP, que durante décadas contuvo en sus filas a un fuerte núcleo de extrema derecha al cual le garantizó el acceso al Gobierno del Estado, los gobiernos autonómicos y municipales. Con la crisis capitalista y el declive del PP, que ha perdido más de 70 escaños, esta integración derivó en ruptura.

VOX no es un partido “outsider”, sino una escisión del PP, por más que algunas de sus propuestas rompan el “consenso constitucional” como la de suprimir autonomías, sino una suerte de “constitucionalismo extremo” y agenda neoliberal “sin filtro” para tiempos de crisis. Y con esta agenda entran en el Congreso de los Diputados.

VOX o la salida de extrema derecha a la crisis del régimen español

Frente a esta derecha desbocada la alternativa no puede venir de la pata izquierda del mismo Régimen que la ha engendrado. Identificar en el PSOE del 155, de las concertinas, los rescates bancarios, las puertas giratorias, las reformas laborales o el pensionazo, la “alternativa” a la derecha, es no identificar que el auge de la extrema derecha tiene como fermento una combinación de crisis política, económica y social con inexistencia de una alternativa que no sea el “mal menor” que nos obliga a resignarnos a un futuro de precariedad laboral, salarios de miseria y pérdida de derechos sociales y democráticos.

A la restauración reaccionaria no la frenará un proyecto como el de la regeneración progresista (una restauración de otro signo, pero restauración al fin y al cabo). La clave en el próximo periodo pasa por que la izquierda en el Estado español, junto a movimientos como el de las mujeres, la juventud antimonárquica, las luchas y procesos de organización obrera contra la precariedad o los sectores del movimiento catalán que están haciendo una experiencia con la dirección procesista, sea capaz de levantar una alternativa anticapitalista y de clase.

A la extrema derecha hay que derrotarla con la lucha de clases, con una extrema izquierda que sostenga “sin complejos” que la superación de la crisis orgánica del régimen español sólo puede resolverse en favor de la clase trabajadora, las mujeres, la juventud y los sectores populares.






Temas relacionados

#Elecciones28A   /   Vox   /   Autodeterminación de Catalunya   /   Política Estado Español   /   Extrema derecha   /   Elecciones

Comentarios

DEJAR COMENTARIO