Mundo Obrero Estado Español

LUCHA DE AIRBUS

La plantilla de Airbus Puerto Real en lucha llama a la movilización el 1 de julio

La asamblea de trabajadores de Airbus Puerto Real en lucha convoca una nueva manifestación frente a la negativa de la empresa de escuchar sus propuestas.

Roberto Bordón

@RobertoBordon13

Martes 29 de junio | 14:24

La pelea por mantener abierta la planta de Airbus Puerto Real continua estos días con la convocatoria de una nueva manifestación el jueves 1 de julio. Desde la asamblea de trabajadoras de Puerto Real se señala que se encuentran fuera de las negociaciones que se están llevando en el seno del Comité Intermpresas de Airbus España, por lo que sus voces no se están escuchando.

La empresa habría fijado en el día 30 de junio una fecha límite para negociar como presión, que desde Puerto Real ven como innecesaria, teniendo en cuenta que los acuerdos propuestos por arriba y sin tener en cuenta a las trabajadoras están fracasando, con sindicatos y partidos retirando su apoyo formal.

Para el comité de empresa de Airbus Puerto Real (CCOO, UGT y CGT), el fracaso de las negociaciones por arriba marca la necesidad de retomar las movilizaciones a nivel general. La unidad en esta propuesta marca un giro respecto a inicios de mayo donde tan sólo CGT se mantuvo firme en la lucha frente a la actitud de CCOO y UGT de apoyar un borrador de acuerdo. Sin duda una gran noticia que revela que la lucha de los trabajadores y trabajadoras gaditanas está haciendo mella en el cerco que tanto el Gobierno como las burocracias sindicales habían planteado para avalar el cierre de la fábrica de Puerto Real.

En declaraciones en rueda de prensa, Juan Manuel Trujillo (CCOO), presidente del Comité de empresa de Airbus Puerto Real, expuso la postura de su sindicato de defender la hibernación de la planta y el reparto de la carga de trabajo entre centros de trabajo como una salida a la situación actual.

Además, señaló que la propia empresa se estaba planteando la reorganización de las plantas de Airbus en Europa, generando una nueva división que parta de activos de Airbus con los Tier1 (proveedores de primer nivel) europeos. Trujillo expresó el deseo de la plantilla gaditana de participar en dicha discusión antes que permitir el cierre de la fábrica. Finalmente, el dirigente sindical criticó que el acuerdo propuesto en el Comité de Interempresa, de donde fue expulsado por miembros de su propio sindicato, apenas se tiene en cuenta el futuro de los trabajadores auxiliares. Siendo estos últimos una gran parte de los puestos de empleos afectados, ya que, de 391 operarios de la plantilla de Airbus Puerto Real afectados, el censo de trabajadores se multiplicaría por 4 si se incluyen estas industrias como comentaba Trujillo.

Por otro lado, Tomás Núñez, delegado sindical de CGT, explicó que su sindicato no firmaría ningún documento que avale el cierre de la planta de Puerto Real y rechazó las propuestas de construcción de un centro 4.0, ideas que ve como “chiringuitos para robar subvenciones” y en general como iniciativas fracasadas. Tampoco estarían a favor de que dichos proyectos ocupen suelo industrial de Puerto Real.

Núñez explicó que los ERTES de larga duración (que han sido una de las soluciones propuestas en los acuerdos) podrían ser un parche pero que la solución pasa por el reparto de carga de trabajo entre divisiones o entre centros de trabajo y señaló que la hibernación de la planta se trataría de un error. Hibernar supondría “dar una patada a las movilizaciones, para retomarla posteriormente cuando la gente esté más quemada”. Desde CGT se apuesta por combatir y lograr una solución ya.

Por ello desde CGT se animó a la participación este jueves en Cádiz, en favor de la reindustrialización de la provincia y se expuso que el sindicato va a tratar de extender la movilización a todos los centros de trabajo de Airbus España.

Grietas en la burocracia sindical

El éxito de las pasadas movilizaciones tanto en Madrid como la huelga general del 18 de junio en Cádiz han mantenido viva la lucha mientras los distintos actores de la burocracia sindical y el Gobierno han tratado de salvar la cara. Desde iniciativas en el Congreso con las que Unidas Podemos trataba de quedar bien mientras su propio Gobierno sigue sin admitir las demandas de las trabajadoras y con los intentos de los partidos del gobierno (PSOE, Podemos y PCE) de apoyar la lucha a la vez que defendían un acuerdo que avalaba precisamente el cierre de la planta de Puerto Real. Una situación en la que se intenta jugar al despiste con las reivindicaciones de las trabajadoras gaditanas mientras se buscaba desgastar a la asamblea que continuaba coordinando la lucha.

Sin embargo, el reciente giro de los delegados sindicales de Comisiones Obreras y UGT, que vuelven a apoyar la movilización tras haber intentado detenerla con la excusa de la negociación, supone un cambio en la situación. Si bien las direcciones de ambos sindicatos continúan las negociaciones a espaldas de los trabajadores, resulta sintomático el que sus delegados en la planta aboguen por luchar frente a la actitud del Comité Interempresas que llegó a expulsar al representante de Puerto Real, dejando a los afectados sin voz en la discusión. Una situación antidemocrática que revela hasta qué punto la burocracia sindical es un obstáculo y un peligro en la autoorganización de las trabajadoras, así como para la lucha por su presente y su futuro.

En este contexto el apoyo a las siguientes movilizaciones se vuelve esencial y entendemos que la lucha no sólo debe trasladarse a otros centros de trabajo de Airbus España, donde la solidaridad debe vencer a la pasivización impuesta por la burocracia sindical, sino que deben buscarse formas de ligar esta pelea a otras luchas contra la precariedad que asolan el conjunto del país. Sería interesante explorar la posibilidad de que desde los sindicatos se convoquen en otros sectores movilizaciones en apoyo de Airbus Puerto Real, como una manera de ir tejiendo lazos de solidaridad. Al final como se explica desde el propio comité de empresas de Airbus Puerto Real, la lucha contra el cierre de la planta, representa también el combate de una zona azotada por la precariedad y la destrucción de empleo, por lo que apoyar esta batalla desde otros sectores, puede resultar clave para dar una vuelta a la situación que llevamos viviendo años, donde la clase obrera va perdiendo derechos poco a poco.






Temas relacionados

Airbus   /   CGT Estado español   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Cádiz   /   Andalucía   /   CCOO   /   Lucha de clases   /   UGT

Comentarios

DEJAR COMENTARIO