Internacional

Los incendios arrasan Portugal, ¿tragedia natural o negocios tras las llamas?

Según la Autoridad Nacional de Protección Civil portuguesa, 150 fuegos permanecen activos, 13 de ellos grandes. Más de 4000 efectivos combaten las llamas, con 1.425 vehículos terrestres y 24 aviones. 4 personas han muerto y hay cientos de heridos.

Jacobo A. García

Vigo | @Jacobscarface

Viernes 12 de agosto de 2016

El alcance de la catástrofe

Los fuegos han causado hasta este jueves cuatro muertos. Una madre y su hija, así como una persona ciega fallecieron en sus casas en la isla de Madeira y un guarda forestal lo hizo en territorio continental (en Santarém).Un tercio de los efectivos se concentra en Águeda, en el distrito norteño de Aveiro, donde este jueves se mantienen activos cuatro incendios graves que preocupan por el fuerte viento. Los otros siete incendios de grandes dimensiones están en los distritos de Porto, Braga, Viseu, Vila Real y Viana do Castelo. Aunque todavía no se tienen datos de las hectáreas calcinadas, esta oleada de fuegos recuerda a la de los años de 2003, 2005, 2010 y 2013, que hicieron de Portugal el Estado de la UE más castigado por los incendios.

Se ha activado el Mecanismo de Protección Civil, un programa europeo de respuesta inmediata a catástrofes, como confirmó la ministra de Interior, Constança Urbano de Sousa. "Estamos bajo condiciones meteorológicas extraordinarias que no son previsibles, ni posibles de dominar por el ser humano", dijo la ministra. La Unión europea movilizó en la tarde del miércoles un avión anfibio Canadair procedente de Italia que se suma a los dos aportados España. El Gobierno marroquí ha anunciado este jueves que enviará otros dos aviones. Los aviones Canadair enviados por Marruecos no ayudarán, sin embargo, a sofocar el incendio de Madeira porque la isla "no tiene las condiciones operacionales", ha explicado Urbano de Sousa. Según la ministra de Interior, es responsabilidad del Gobierno regional de Madeira poner en marcha los puntos de abastecimiento necesarios para que puedan operar medios aéreos.

El presidente de Madeira ha declarado que el fuego que este miércoles amenazaba el centro histórico de la capital, Funchal, se encuentra "bajo control" pese a que todavía mantiene varios frentes. El Parque Ecológico ha quedado calcinado en más de un 50%. Un millar de personas han sido evacuadas; 600 han pasado la noche en una base militar portuguesa y otros 300 en el estadio Barreiros, en Funchal, según el alcalde Paulo Cafofo.

El hotel Castanheiro tuvo que ser evacuado debido a las explosiones de gas provocadas por el fuego. Un centro comercial y otro hotel de cinco estrellas en las afueras de Funchal, el Choupana Hills, han sido consumidos por las llamas. En la capital de la isla principal, en Funchal, tres personas perdieron la vida, otras 300 resultaron heridas. La mayoría de personas evacuadas ya han podido regresar a sus domicilios. Se calculan que el incendio ha calcinado unas 208 casas. Las investigaciones policiales han posibilitado la identificación de un joven de 24 años, vecino de Funchal, como posible autor de alguno de los fuegos desatados en los últimos días en la isla de Madeira.

¿Por qué año tras año continúan los incendios?

El eucalipto, una especie muy abundante en la isla de Madeira, puede contribuir a que el fuego se propague más rápidamente, ya que deja mucha biomasa en el suelo y, además, arde rápidamente. Pese a ello, y que Portugal es uno de los países más castigados por los incendios en los últimos años, el eucalipto es el árbol que mayor superficie ocupa en el país, "más que el alcornoque y que el pino".

Rui Barreira, técnico forestal y miembro de la organización World Wild Fund (WWF) explica que la existencia de dos grandes empresas de celulosa en el país, Altri y The Navigator Company, son la razón de que haya tantas plantaciones de eucalipto, que es materia prima para la fabricación de pasta de papel. El interés económico reside en el rápido crecimiento de este árbol, que lo hace más rentable. El ecologista ha criticado la falta de recursos destinados a la prevención: "Portugal gastó en 2014 70 millones en la extinción de fuegos, y 20 en prevenirlos", afirma. "Entre el domingo y este jueves se han quemado entre 40.000 y 50.000 hectáreas", dice Barreira.

Así, destacamos que la falta de medios de prevención y la mala planificación económica y ambiental de las tierras, son las que favorecen que los incendios en Portugal se propaguen con mayor facilidad y sean de mayores dimensiones. Sobre el exceso de masa forestal de eucalipto, la situación recuerda a la de Galicia, donde la empresa papelera ENCE, situada en Pontevedra, es la que promueve que se siga cultivando eucalipto para la fabricación de la pasta de papel, con las consecuencias ambientales que eso supone.

Por otra parte también está claro que tal cantidad de incendios declarados activos de forma simultánea y en las peores condiciones meteorológicas posibles, solamente puede ser obra de la planificación intencionada. Está claro que las causas de los incendios no son naturales, en su mayor parte, si no humana, y cabe preguntarse si existen intereses económicos detrás de esta barbarie. En el caso de Galicia, y el Estado español parece bastante claro. Más aún cuando la nueva Ley de Montes permite recalificar terreno quemado para la construcción, favoreciendo la especulación inmobiliaria. También es posible que haya intereses de compañías mineras u otras empresas que quieran explotar zonas que hasta la fecha estaba protegidas. El parque natural de Peneda-Gerés, cerca de la provincia de Ourense, fue azotado por las llamas en los últimos días.

Lo que está claro es que se trata de un problema estructural, que entre 2000 y 2013 ha calcinado 1,3 millones de los 3,5 millones de hectáreas que se quemaron en Europa en ese período. La solución no pasa solamente por ser ‘más severos’ con los que provocan los fuegos. Si no por invertir en prevención, contratando personal durante todo el año, y por una distinta organización de las tierras. Menos eucalipto, y más diversificación agrícola. Por otra parte, una unión de las tierras, en régimen de cooperativa, permitiría a los agricultores y campesinos portugueses aumentar sus ingresos, optimizar la limpieza y la prevención de los fuegos. Y organizar mejor la vigilancia contra los incendiarios que hacen peligrar su economía y sus vidas.






Temas relacionados

Incendio forestal   /   Incendio   /   Portugal   /   Ecología y medioambiente   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO