Mundo Obrero Estado Español

RECORTES

Los recortes se ceban en el “tercer sector”

Los recortes llevados adelante en los últimos años en el llamado tercer sector, están provocando una sobre-acumulación de trabajo en los profesionales con graves consecuencias en la atención a los usuarios.

Marc Ferrer

Barcelona

Viernes 27 de noviembre de 2015

Foto: EFE

El llamado tercer sector es la última pata integrada en el sistema de bienestar y por ello mismo ha sido objeto de grandes recortes, que han incrementado la ya elevada tasa de precariedad de sus profesionales y la disminución de la calidad drásticamente. Todo esto además se ve agravado por se un sector en el que prima el modelo de externalización y privatización, es decir en el que manda la empresa privada.

Uno de los efectos denunciados por los profesionales, es que se encuentran muchas veces en una encrucijada en la que deben priorizar o bien la gestión de recursos de primera necesidad o hacer acompañamiento de calidad a los usuarios. Se trabaja bajo presión, lo que muchas veces les lleva a una simplificación de su trabajo a la mera gestión de trámites burocráticos, como puede ser prestaciones económicas, ayuda escolar, becas, etc.

Sin embargo, este tiempo dedicado a cubrir las necesidades primarias, son horas perdidas en hacer un trabajo familiar o individual a fondo que atienda todas las necesidades y que requiere de un diagnóstico exacto y exhaustivo. Este es una de las conclusiones del estudio “La intervención con familias de trabajo social” elaborado por Grup de Recerca i Innovació en Treball Social (Grits) del departament de treball social de la Universitat de Barcelona.

Este estudio ha sido realizado recientemente y versa sobre la intervención de trabajadores sociales con diferentes familias.Un total de 600 personas han participado, entre profesionales y familias atendidas.

Una de sus conclusiones es el aumento de los perfiles de familias que acuden a los servicios sociales. Antes de que la crisis económica impactara con tanta virulencia, muchas familias trabajadoras e incluso de clase media no tenían necesidad de acogerse a las ayudas. El estudio avala también las quejas de los profesionales del tercer sector desde hace años, como señala la directora de GRITS Josefina Fernández “si los profesionales tienen menos tiempo, la calidad de la atención se ve afectada”. Muchas veces los profesionales, absorbidos en tareas de gestión se acaban convirtiendo en “controladores de la distribución de los escasos recursos existentes” y no pueden ocuparse en tareas más cualitativas como el apoyo, acompañamiento o la ayuda a conquistar la autonomía.

Además señalan que los servicios de salud mental se llevan el peor golpe. Ya que es uno de los sectores que más eliminación de servicios ha sufrido en lo que va de crisis, además de una grave disminución en la calidad ofrecida, producto también de los recortes de personal y de derechos.

Estos servicios de salud prácticamente han perdido la figura del profesional, lo que provoca la desatención de las necesidades de los usuarios. Y como señala la directora del estudio, este factor es especialmente grave en la atención a la salud mental, al eliminar un referente importante para estas personas.

Otro aspecto a destacar es el colapso de la ley de la atención de la dependencia y las trabas a las prestaciones, como es el endurecimiento de la Renta Mínima de Inserción (RMI), dificultando el trabajo de los trabajadores sociales.

En este sentido, los colectivos afectados vienen reclamando una Renta Garantizada Ciudadana, un mínimo por cada familia para garantizar una vida digna. Fernández añade que “la falta de trabajo es el gran problema. No hablamos de exclusión estructural, sino de personas que nunca había pensado que acabarían dependiendo de los servicios sociales y que ahora se encuentran que no tienen ningún ingreso.”

Por último, el estudio también llega a la conclusión de que la segmentación de ayudas se convierte en un “handicap” más para el profesional; la ayuda al alquiler, la de la luz, la de las gafas de los niños, beca comedor, material escolar y muchas más. Pues esta separación dificulta al profesional la posibilidad de cubrir completamente todas las necesidades de los usuarios a tiempo, lo que muchas veces provoca un daño emocional añadido. Por eso, muchos trabajadores sociales asumen también la tarea de concienciar a sus usuarios sobre sus derechos y las posibles dificultades.






Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   Servicios públicos   /   Desigualdad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO