Internacional

ESTADOS UNIDOS

“Pelear por los 11 millones” la consigna de los Dreamers frente al ataque de Trump

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump quiere utilizar a los dreamers como moneda de cambio para obtener recursos para construir el muro y reforzar la presencia de agentes de migración en la frontera sur, los dreamers responden: ¡Pelear por los 11 millones!.

Alex Osorio

México

Lunes 16 de octubre de 2017 | 17:17

Tras la cancelación del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) por decreto del presidente Donald Trump, se abre un periodo de seis meses que Trump le ha dado al Congreso para tomar medidas.

Es ahí donde comienza en lento cabildeo entre demócratas y republicanos para la defensa de los más de 800 mil migrantes beneficiados por el DACA. El presidente Trump pretende cumplir sus promesas de campaña (continuar con las masivas deportaciones que llevaba adelante el gobierno de Barack Obama y construir el muro en la frontera con México) e intenta asestar un golpe a los migrantes en un marco signado por varias derrotas como las que ha sufrido con el “Obamacare” o la negativa del mismo congreso para aprobar el millonario presupuesto que el muro en la frontera sur necesita.

Ahora Donald Trump pretende que los dreamers sean sus rehenes para presionar en el congreso: a cambio de reformas que permitan dar certidumbre a los dreamers de no deportación, quiere que se le conceda el presupuesto necesario para construir el muro en la frontera y fortalecer la presencia de agentes de migración en la frontera con el fin de reducir hasta en un 50% la entrada de migrantes a Estados Unidos.

Leer: Chantaje de Trump frente al DACA: duro golpe a los migrantes

A mediados de septiembre, Charles Schumer, líder demócrata en el senado y Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara de Representantes, tuvieron una reunión a puerta cerrada con Donald Trump, dónde discutieron el tema de los Dreamers. Al salir de este encuentro ambos demócratas difundieron en sus redes sociales que se había alcanzado un acuerdo para otorgar prerrogativas migratorias a los dreamers.

Los dos demócratas señalaron que el acuerdo incluía fondos para propósitos de seguridad fronteriza pero sin el respaldo para aprobar la construcción del muro.
Sin embargo, el propio Trump negó que se hubiese alcanzado cualquier acuerdo entrono al DACA y defendió la propuesta del muro en la frontera arremetiendo contra los demócratas comentando que no pueden obstruir la construcción del muro.

Los demócratas también son deportadores

Los demócratas han quemado un cartucho con la comunidad migrante. Cuarenta jóvenes interrumpieron una conferencia de prensa de Nancy Pelosi en San Francisco. Los jóvenes exigían no solo la revisión del DACA sino la situación de todos los indocumentados. Los dreamers n quieren que el DACA sea moneda de cambio para aumentar el riesgo de deportación de sus padres.

En pancartas se podía leer: “Pelear por los 11 millones” haciendo referencia al conjunto de los indocumentados en Estados Unidos, otras pancartas decían “los demócratas son deportadores” haciendo referencia a la cruda realidad de la administración demócrata de Barack Obama, dónde pese a la aprobación del DACA se tuvieron cifras históricas en las deportaciones.

El descontento se va gestando de a poco y puede ser el preludio que le dé continuidad a las movilizaciones espontaneas de miles de dreamers el mismo día que se anunció el cese del DACA, es aquí donde los demócratas, los republicanos y el propio Trump, miden qué tanto es lo que pueden cristalizar de sus pretensiones.

Oposición a las políticas antimigrantes

Pese a que Trump cuenta con una base de clase media e incluso sectores obreros blancos que quieren cerrar las fronteras y siguen el discurso de culpar a los migrantes por las actuales condiciones laborales, dónde el trabajo escasea y es precario, también hay un masivo descontento contra las políticas xenófobas de Trump.

Según un sondeo de la AP y del centro NORC de Estudios de Asuntos Públicos un 64% de los encuestados desaprueba las posiciones de Trump en el tema migratorio y solo el 19% de los encuestados dijo que todos los migrantes deben ser deportados, incluso entre los partidarios de la construcción del muro, un 38% aprueba que los dreamers se queden en el país.

Leer: Trump y una política de miedo contra los inmigrantes

Es en este descontento que los líderes demócratas quieren montarse y aparecer como los aliados de los migrantes, sin embargo, cada vez más dreamers y migrantes van tomando conciencia de que, así como Pelosi y Schumer negociaron a puerta cerrada el apoyo a los planes de deportación de Trump a cambio de conceder prerrogativas migratorias para los dreamers, el conjunto de los demócratas son quienes garantizaron condiciones para mantener deportaciones masivas en todo el periodo presidencial de Obama, es decir, la alianza de los migrantes con los demócratas no es garantía de nada y por el contrario puede ser un peligro que lleve el descontento migrante a obtener migajas.

Los millones de migrantes que son parte fundamental de la economía estadounidense tienen todo el potencial de poder hacer real la consigna “Fight for all 11 million” y obtener plenos derechos para todos los migrantes si logran unirse a la juventud, las mujeres y los pueblos originarios que se oponen a las políticas de Trump. Ante los ataques de Trump, la multiétnica clase trabajadora de EE.UU. necesita de un catalizador para avanzar en una perspectiva más de combate, para ello los dreamers pueden jugar un papel fundamental para enfrentar las políticas antinmigrantes de Trump.






Temas relacionados

dreamers   /   Programa DACA   /   Donald Trump   /   Demócratas   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO