www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

PODEMOS ESTADO ESPAÑOL
Avance de los “críticos” en elecciones internas de Podemos
Diego Lotito | @diegolotito

Pablo Iglesias y la actual dirección de Podemos ya no cuentan con el apoyo indiscutido con el que tomaron la jefatura de la formación en la Asamblea constituyente de otoño, cosechando el 88% de los votos de la militancia. En las recientes elecciones a los órganos de dirección autonómicos de Podemos, la pérdida de apoyo a la cúpula se tradujo en un escaso 50% de apoyo entre las bases, que inclinaron la balanza hacia opciones “críticas” con la conducción.

Link: http://www.izquierdadiario.es/Avance-de-los-criticos-en-elecciones-internas-de-Podemos?id_rubrique=2653

Fotografía: EFE-Miguel Rajmil

El mensaje de las bases en las votaciones para constituir las comisiones ejecutivas y consejos ciudadanos autonómicos de Podemos fue contundente.

En Aragón, el eurodiputado Pablo Echenique se alzó con una resonante victoria, obteniendo el 72% de los votos de la militancia contra la candidata oficialista, Violeta Barba. El resultado se dio a pesar de todos los esfuerzos de Pablo Iglesias para aupar a su preferida, una ex militante de IU y ahora podemista. Tanto así que antes de las elecciones, Iglesias, Iñigo Errejón y buena parte del aparato viajaron desde Bruselas a Zaragoza para hacer un acto de campaña desesperados por la popularidad de Echenique.

Recordemos que Echenique fue uno de los principales opositores al “modelo organizativo” de Pablo Iglesias en la Asamblea Constituyente de Podemos, junto con la eurodiputada y militante de Anticapitalistas, Teresa Rodríguez. Entonces, Echenique y Rodríguez, fueron ampliamente derrotados. Pero esta vez hubo revancha. Echenique es visto por gran parte de las bases como un referente honesto y democrático, que fue ninguneado y despreciado por la cúpula. Gestos que en política, cuando se tiene apoyo, se pagan.

El mismo caso se dio en otros territorios, en los que distintos candidatos no oficialistas se llevaron el primer puesto, como en Asturias (Daniel Ripa), La Rioja (Raúl Asenjo), Navarra (Laura Pérez) y Balerares (Alberto Jarabo).

Aunque quizá el caso más sorprendente haya sido el de Madrid. En la capital española, el candidato oficialista, Luis Alegre (lista “Claro que Podemos”), ganó raspando la secretaría general de la comunidad de Madrid. De 17.573 votos, Alegre obtuvo 8155 votos (49.88%).

Alegre es un tránsfuga de Izquierda Anticapitalista (ahora “Anticapitalistas” tras su disolución como movimiento dentro de Podemos). Su integración en Podemos a poco de su surgimiento lo ha ubicado en pocos meses como uno de los principales cuadros del círculo íntimo de Pablo Iglesias. Pero su predicamento entre el activismo de Podemos no va mas allá de ser el candidato de Iglesias.

La lista alternativa “Podemos Ganar Madrid”, encabezada por Miguel Urbán (referente de “Anticapitalistas” y con mayor reconocimiento en los movimientos sociales de Madrid), cosechó 7266 votos (44.44%). Y un dato interesante, 1224 (6.97%) votaron en blanco.

Así, la lista oficialista ganó por un exiguo margen de 900 votos (5%) de los votos, nada menos que en la capital del Estado, un lugar clave para el ciclo electoral de este 2015. Los “críticos” ocuparán casi la mitad de los 34 puestos del consejo autonómico. Aunque la dirección de Podemos les birló dos asientos porque no cumplían la cláusula de equidad de género que rige la conformación de las listas… tenían más mujeres que varones.

Con esas elecciones de direcciones autonómicas, en las que participaron más de 150.000 personas inscritas, Podemos finalizó el largo proceso de constitución del partido en todo el Estado español.

Solo resta por realizarse la elección del secretario general y el consejo ciudadano de Andalucía, retrasada hasta abril por el adelanto de las elecciones, que impuso a Podemos realizar primarias abiertas para elegir sus candidatos. En esa comunidad, la lista oficialista fue encabezada por la “crítica” Teresa Rodríguez, tras llegar a un “pacto de cúpulas” con Pablo Iglesias para formar una lista común. Rodríguez fue elegida con un 80% de los votos.

Un sector de las bases de Podemos se rebeló contra este pacto impulsando una candidatura alternativa, “Andalucía desde abajo”, contra los “pactos desde arriba” y por un programa de “ruptura democrática y económica profunda para que la ‘gente de abajo’ decida sobre sus propias vidas”. Recibieron cerca del 14% de los votos.

Críticas democráticas, diferencias de “estilo” y confluencias estratégicas

Visto globalmente, el resultado de las autonómicas de Podemos dio un claro mensaje de que los mecanismos de aparato tienen un límite. El ninguneo a los círculos, la elección de candidatos a dedo, el usufructo de los recursos del partido para defender a los candidatos oficialistas, son algunas de las muchas críticas que se vienen extendiendo desde las bases más activas hacia la cúpula del partido. Aunque estas, en su mayoría, se mantienen en el terreno de la “democracia interna” de la formación, más que en la estrategia o el programa.

De todas las candidaturas “alternativas” que enfrentaron a las listas oficialistas y resultaron vencedoras, ninguna planteaba una salida estratégica o un programa alternativo al defendido por Iglesias y el núcleo duro de Podemos.

El “pacto de Andalucía” entre Teresa Rodríguez -reconocida como un “ala crítica” de Podemos- y el sector de Iglesias, es una muestra de esta dinámica. Dicho pacto fue excepcional por la debilidad del sector de Iglesias en Andalucía, pero la “unidad” fue perseguida por los “críticos” en la mayoría de los casos. Aún en Madrid, donde el sector encabezado por Miguel Urbán buscó por todos los medios una lista de unidad con el oficialismo, pero éstos no le dieron cabida.

Así y todo, en una rueda de prensa poco después de las elecciones, Urbán afirmó que tras este proceso de primarias el sector de Pablo Iglesias "sale reforzado porque es Podemos el que ha ganado". "Se ha demostrado que podíamos hacer un gran Consejo Ciudadano. Se ha mezclado, se quería mezcla y eso va a reforzar a Podemos y a afianzar las posibilidades de echar a la mafia que gobierna la Comunidad de Madrid".

Esta actitud conciliadora responde a que, en el fondo, no existen grandes diferencias políticas, sino como suelen llamarlo, de “estilo”.

Como dice un comunicado muy crítico del círculo Podemos Trabajadorxs de Madrid, “en cuanto a la estrategia y propuestas programáticas de ambas candidaturas [las de Luis Alegre y Miguel Urbán] consideramos que más allá de las cuestiones formales, sin restarles su importancia relativa, éstas no presentan sustanciales diferencias entre sí. Ambas abogan por un programa de tímidas reformas que no aborda las cuestiones clave (por considerarlas “sensibles”) del sistema productivo y social de la Comunidad de Madrid y que, por tanto, no podría traducirse en la práctica en una mejora sustancial de las condiciones de vida de la clase trabajadora y las clases populares, ni puede resolver en última instancia los problemas que azotan a la población trabajadora y empobrecida madrileña”.

No obstante esto, a Pablo Iglesias y la cúpula de Podemos no le gusta perder apoyos. Por ello, en los últimos días ha dado muestras de algunos cambios, como dar vía libre a la conformación de “candidaturas autonómicas de unidad popular” –algo a lo que hasta ahora se negaban de plano-, hacer gesto a los movimientos sociales y apoyar la participación en movilizaciones, como la manifestación contra la nueva ley de seguridad ciudadana (Ley Mordaza), que convocan las Mareas ciudadanas para el próximo 22 de febrero.

Pero en estas “concesiones” ni hay un cambio de estrategia, ni son motivadas sólo por la merma del apoyo en las elecciones internas. El escándalo en el que está envuelto el número tres de Podemos, Juan Carlos Monedero, acusado de evasión de impuestos por haber cobrado más de 400.000 euros por “asesorar” a distintos gobiernos latinoamericanos hace tres años, ha puesto a la cúpula a la defensiva. Se especula incluso con que desde los círculos de Madrid se pueda exigir su renuncia si las explicaciones del caso no son convincentes.

Monedero era un claro candidateable en la comunidad de Madrid, pero desde hace semanas que lo tienen escondido y no se lo ve ni en las ruedas de prensa ni en las tertulias televisivas, de las que era un entusiasta participante.

Iglesias y su núcleo están permanentemente recalculando, con un ojo puesto en las elecciones autonómicas y otro en las encuestas. Especialmente en Madrid, la cuna del movimiento 15M.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
info@izquierdadiario.es
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí