www.izquierdadiario.es / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
25 de octubre de 2020 Twitter Faceboock

LUCHA DE CLASES EN FRANCIA
¿Emerge un nuevo movimiento de mujeres en Francia?
Cléo Rivierre

La manifestación del 23 de noviembre contra las violencias machistas reunió a 150.000 personas en todo el país. En un contexto de conflictividad social en aumento con la huelga del 5 de diciembre en Francia, se visualiza la perspectiva de una renovación del movimiento de mujeres, en el marco de la lucha contra la reforma de las pensiones y contra Macron.

Link: https://www.izquierdadiario.es/Emerge-un-nuevo-movimiento-de-mujeres-en-Francia?id_rubrique=2653

Más de 150.000 las personas se manifestaron en toda Francia, 100.000 en París el pasado 23 de noviembre. Las manifestantes y los manifestantes fueron casi tres veces más que el año anterior, cuando las organizadoras comunicaron que hubo 60.000 personas. Según el colectivo Nous Toutes (Todas Nosotras), las principales organizadoras de la manifestación, se trata de «la mayor marcha de la historia de Francia contra la violencia». Libération cita a la escritora y militante feminista Florence Montreynaud, quien dice que «nunca ha visto una manifestación tan grande» y añade: «verla en directo es simplemente extraordinario».

Hay que decir que también hubo muchas razones para salir a las calles en este día internacional de lucha contra la violencia hacia las mujeres. La organización feminista Nous Toutes contabiliza 137 feminicidios en 2019 en Francia. Esta cifra es superior a la de los últimos años y equivale casi a una mujer asesinada cada dos días en Francia por su pareja o expareja. Si esta terrible realidad ha sido llevada al primer plano de la escena mediática en 2019, es gracias a la acción de múltiples colectivos feministas y políticos. Entre las manifestantes había muchas chicas jóvenes. La presencia en gran número de estas estudiantes y jóvenes trabajadoras expresa una nueva politización, el surgimiento potencial de una nueva generación de mujeres en Francia, masiva y combativa. Así, la manifestación ha desbordado ampliamente el marco del colectivo Nous Toutes. Las manifestantes también expresaron una cierta radicalidad en el discurso, con consignas como «¡policía culpable, justicia cómplice!» o eslóganes directamente dirigidos al Estado y al gobierno.

A pesar de los mil millones de euros anunciados por el gobierno para combatir el feminicidio y otras agresiones sexistas, muchas asociaciones feministas han denunciado, con razón, una operación de comunicación del gobierno y la falta de soluciones reales y de un presupuesto real. Figuras como Caroline de Haas, por iniciativa de Nous Toutes, han considerado que las medidas son totalmente insuficientes. En Twitter, señala que los mil millones anunciados son totalmente hipotéticos y que se pueden acortar a 360 millones de euros. Además, las medidas anunciadas se limitan en gran parte a respuestas individuales que son aplicadas después de que se haya cometido la agresión.

Pero esta desconfianza hacia Macron y su gobierno también forma parte de un contexto de agitación social generalizada en el país. Durante varios meses, la lucha se ha centrado en los chalecos amarillos, que se atrevieron a desafiar a Macron e hicieron temblar a las clases dominantes francesas. Entre los chalecos amarillos, había muchas mujeres en primera línea. Este movimiento ha pegado un gran salto con la huelga del 5 de diciembre, que ha sido una gran demostración de fuerza de la clase trabajadora.

Te puede interesar: Cinco claves sobre la huelga general contra Macron

Las mujeres son las primeras víctimas de la precariedad y la reforma de las pensiones no será una excepción. El cálculo del porcentaje de las pensiones sobre la base de toda la carrera profesional y no de los mejores años de cotización, como pretende Macron, augura a las mujeres -que a menudo tienen carreras profesionales precarias, trabajan durante largos períodos a tiempo parcial o se acogen a un permiso de maternidad- una pensión muy inferior a la de los hombres, insuficiente para vivir dignamente. La reforma de las pensiones que está preparando el Gobierno es también el escenario de la protesta histórica de este 5 de diciembre, tanto en el sector privado como en el público, incluidos varios llamamientos a la huelga que se prolongará por varios días o semanas.

Por último, el carácter masivo de la manifestación del 23 de noviembre se inscribe en un contexto internacional particular. De hecho, estamos asistiendo a un retorno a la lucha de clases. Numerosas revueltas sacuden a los gobiernos y al neoliberalismo: en Argelia, Sudán, Ecuador, Chile, Líbano, Irán.... y las mujeres tienen a menudo un lugar especial en estas luchas, oponiéndose a su vulnerabilidad a las violencias económica y de género. En Chile, por ejemplo, fueron las estudiantes de las escuelas secundarias las primeras en salir a la calle contra el aumento de las tarifas del transporte público. Las mujeres libanesas, por su parte, han mezclado la protesta contra el régimen con sus consignas feministas. Por otra parte, en Irak, muchas mujeres, principalmente las estudiantes de secundaria, están participando en las protestas.

En este contexto explosivo, se plantea la cuestión de una reemergencia y renovación del movimiento de mujeres y el feminismo en Francia.

Mientras en los últimos años se habla de la aparición de una "nueva ola" de feminismo a escala internacional, y mientras en los últimos meses han estallado muchas revueltas y luchas sociales -en Francia o en otros lugares- en las que las mujeres desempeñan un papel importante, esta nueva generación de luchas feministas en Francia todavía tiene está por construirse. La perspectiva de que esta nueva generación se una a un movimiento global contra las reformas de pensiones, pero también contra Macron y su “mundo neoliberal”, está abierta. Construir un movimiento feminista internacionalista, antiimperialista y antirracista, anticapitalista, contra todas las formas de explotación y opresión, por una transformación radical de la sociedad y por una revolución socialista, este es el objetivo del colectivo de mujeres Pan y Rosas.

Traducción: Natalia Pons

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ IzquierdaDiarioEs
@iDiarioES
[email protected]
www.izquierdadiario.es / Para suscribirte por correo, haz click aquí